Decorar un salón estrecho y alargado: 10 ideas fáciles y baratas para hacerlo como un profesional

Maribel Martinez

/

Actualizado

¡Con un salón estrecho también se puede lograr un espacio lleno de estilo y personalidad! No dejes que el tamaño te limite. Toma nota de estas ideas sencilla, y baratas, para sacarle todo el partido.



Salón pequeño y estrecho con muebles a medida.
Utiliza un sofá bajo como elemento divisor en un salón pequeño y estrecho. Fotografía: Eugene Deshko by Unsplash+

Los espacios más pequeños, y no solo cuando hablamos de salones, son los que esconden los mayores retos. Pero, ojo que también gratas sorpresas. Decorar un salón estrecho puede parecer complicado al principio, pero con estas 10 ideas baratas que os vamos a proponer, tu pequeño espacio se transformará en tu rincón favorito de la casa.

  • ¿No nos crees? Pues toma buena nota, y ¡sobre todo! ponte en marcha. Salón creciendo en 3, 2, 1… ¡ya! Aquí va la lista de ingredientes de la receta con la que triunfar para ganar sensación de espacio, profundidad y mucho estilo en un salón estrecho y pequeño.
Salon pequeño con gran cristalera.
Un pasillo estrecho de acceso al salón y crea esta ilusión visual. Fotografía: Eugene Deshko by Unsplash+

Apuesta por los espejos para decorar un salón alargado y estrecho

Ya sabes que su magia consiste en ampliar visualmente cualquier espacio. Coloca un espejo grande en una de las paredes, preferiblemente opuesta a una ventana, para reflejar la luz y dar una sensación de amplitud.

  • ¿Qué tipo de espejo? Eso depende de tu estilo y del dinero que te quieras gastar. Lo más barato son los espejos adhesivos tipo los de IKEA, o también los que tanto se llevan ahora con cuarterones, pero siendo creativos incluso puedes evitar comprar. ¿Qué hay de ese espejo que dejaste apartado en el trastero? Tiendas de segunda mano, Wallapop… Quien busca, ¡encuentra!
  • En este punto nos estamos acordando del DIY que nos enseñó María Vázquez para transformar una puerta (encontrada en la basura) en un espejo vintage (no te lo pierdas).


Salón pequeño y estrecho con mueble de TV al fondo y gran armario con puertas a medida.
Un gran mueble de puertas correderas con gran capacidad de almacenaje es protagonista en un salón estrecho Fotografía: Eugene Deshko by Unsplash+

Mobiliario funcional

Elige sofás, mesas y estanterías de líneas simples y estilizadas. De esta forma, aprovecharás mejor el espacio sin recargarlo.

  • ¿Alguna recomendación? Los sofás con patas (así pasa el robot aspirador por debajo) y con respaldos no demasiado altos. Para los muebles, no pasa nada si hay una pieza un poco más pesada, pero ¡solo esa! Recuerda que con la pintura para muebles o el famoso chalk paint podemos pintar casi cualquier cosa. Un poco de limpieza general de trastos, y una mano de pintura y ¡tachán! adiós salón pequeño y estrecho.
  • ¿Y si voy a comprar muebles nuevos? Lo mejor es pegarlos lo máximo a las paredes para que se fundan con ellas y faciliten la fluidez por la sala. Por ejemplo; la mesa de comedor en lugar de con sillas con un banco pegado a la pared: imagina el espacio que se gana. O bien, pasar del mueble de la tele y directamente colgarla en la pared o usar un proyector junto a un estor instalado en el techo: ¡Son una pasada!
Salón pequeño con librería a medida en color gris.
Las estanterías de pared a medida son la mejor solución para optimizar el espacio en un salón estrecho, en este caso pintadas en un color de contraste que actúa como punto focal en este salón rectangular con ventanal al fondo. Fotografía: Eugene Deshko by Unsplash+

Soluciones inteligentes

El desorden nunca es bueno, si a eso le sumamos que esta estancia en concreto es algo pequeña y estrecha… ¡apaga y vámonos!

  • La solución ideal para un salón estrecho (que habrás visto millones de veces en las revistas): Usar muebles a medida. Sí, detrás del sofá en una pared y de suelo a techo, o dividiendo la zona del comedor de la del salón con una gran estantería a dos caras. Pero no es algo que salga muy barato y aquí estamos para dar ideas sencillas y baratas.
  • ¿Cómo lo hago? Con estanterías blancas baratas: La BILLY de IKEA puede hacer el mismo papel. También puedes utilizar muebles 2×1 en un salón estrecho: por ejemplo un baúl que hace de mesa de centro y sirve para guardar las mantas del sofá; un banco para sentarse que dentro sirve para guardar muchas cosas.
Salón pequeño de estilo minimalista.
La decoración minimalista es la ideal para espacios de estas características. Fotografía: Eugene Deshko by Unsplash+

Optimización del espacio

Lo que para otros vale, igual en tu salón pequeño y estrecho, no vale. La clave es un buen diseño. Si no tienes ayuda profesional, lo mejor es hacer un plano (aunque sea a mano) para ubicar las piezas más importantes.

  • Así podrás decidir si en esa esquina frente a la ventana lo que mejor quedaría sería un sofá en esquina, en lugar de un enorme sofá con chaise longue que te impida salir a la terraza. O incluso optar por una mesa redonda, en lugar de una larga, para dejar libre la zona de paso. Lo más importante desde luego es no convertir el salón en un Tetris. Siempre menos piezas, pero mejor elegidas.


Alfombras alargadas

Una alfombra estrecha y larga puede ayudar a dirigir la mirada y alargar visualmente el espacio, pero cuidado donde la pones porque a lo mejor empeoras la sensación de estrechez que queremos evitar. Una forma de acertar es dividir los espacios en alfombras distintas y ante la duda, escoger la más pequeña.

Hola muebles con formas redondas

Las líneas curvas en muebles como mesas de centro, pufs o incluso sofás pueden suavizar visualmente un salón pequeño y estrecho. Mientras que las esquinas afiladas pueden parecer que ocupan más espacio, las formas redondas típicas del estilo Mid Century ofrecen fluidez y facilitan el paso (y los golpes en las rodillas), haciendo que el espacio parezca menos agobiante y recargado y más armonioso.

  • Además, los diseños circulares pueden actuar como piezas de declaración que aportan un toque muy chic a tu sala. ¡Anímate a romper con las líneas rectas y verás qué cambio!
Salón pequeño con mobiliario a medida.
Línea rectas, mobiliario a medida, y simplicidad decorativa en este salón estrecho. Fotografía: Eugene Deshko by Unsplash+

Menos es más

Si tenemos que escoger un estilo decorativo ideal para este tipo de salones sería el minimalista, pero no es algo que abunde, porque implica otras cosas que quizás todo el mundo no está dispuesto a asumir: reducir la cantidad de muebles y objetos, optar por la simpleza.

  • A mitad de camino entre esta sencillez llevada al extremo, y ese exceso del que debemos huir para que un salón pequeño y estrecho no se convierta en un túnel del terror, estarían estilo decorativos como el estilo nórdico con su mezcla de blancos, grises y madera; o la magia del estilo mediterráneo que es como apostar siempre por el caballo ganador: con muebles blancos, detalles en madera natural, colores vibrantes sobre bases claras, plantas, fibras naturales y esa luz tan característica.
Salón pequeño con abundante luz natural que entra por grandes ventanales.
Los grandes ventanales son los protagonistas de esa sala pequeña y le dan amplitud visual. Fotografía: Eugene Deshko by Unsplash+

Deja que pase la luz natural

Si en el salón cuelgan aquellas cortinas de los 80 y 90 que cubrían toda la pared principal, ¡ya estás tardando en quitarlas! La idea es muy sencilla: deja que la luz lo inunde todo. No importa si escoges visillos y un par de caídas más gruesas, o unos estores.

  • Lo básico es que en ese espacio que ahora se ve pequeño, entre la luz y se pueda reflejar en los muebles claros, los espejos. Es por esta razón que no te recomendamos que cuelgues nada del techo cuando se trate de un salón estrecho, ni siquiera lámparas porque serán un obstáculo a esa luz y su magia.


Elementos verticales

Las plantas siempre dan vida a un espacio, pero no hay que cargarlo en exceso de ellas. En un salón estrecho, lo ideal sería elegir plantas que puedan colgarse del techo o colocarse en esa estantería que vas poner detrás del sofá. Las de suelo, están más limitadas. Todo depende del diseño del salón, la entrada de luz natural y la distribución de los sofás, que son junto a la mesa de comedor, lo más importante.

  • Y si tienes que comprar plantas, no lo dudes: al vivero que es donde están más baratas. Además, te van a asesorar bien sobre la planta perfecta por la luz que entra en casa, el riego que necesitan y también los cuidados.
Mesa de comedor redonda junto a una ventana.
Cualquier rincón se puede convertir en el espacio central de la sala. Fotografía: Eugene Deshko by Unsplash+

Puntos de atención o focales

Un cuadro, una lámpara o incluso una butaca con un diseño llamativo pueden desviar la atención del tamaño del salón y centrarla en detalles encantadores que hagan que la vista se dirija ahí, y se nos olvide que estamos en un salón estrecho y pequeño.

  • ¿Tienes miedo de meter la pata? Pues vamos a hacerlo fácil: Escoge una base clara de muebles y paredes, y juega con el color de los textiles para actualizar la decoración un par de veces al año. ¡Nunca falla y además es más barato que cambiarlo todo!