4 formas de disimular una puerta fea: rápidas, fáciles y baratas

Actualizado el

Para disimular una puerta de forma rápida y low cost, tenemos muchas alternativas. Desde usar pintura, hasta integrarla en la decoración. Pero hoy quiero mostrar un ejemplo sencillo que estoy segura os puede inspirar a todos. No hará falta hacer obras ni invertir un dineral, solo ser un poco manitas y tener ganas de darle un repaso a nuestra hogar para hacerlo más personal. ¿Te atreves?



¿Por qué merece la pena camuflar elementos feos en casa, como las puertas de interior? La respuesta es simple: la estética del hogar influye enormemente en nuestro estado de ánimo y bienestar. Transformar esos elementos poco atractivos en algo que se integre armoniosamente con la decoración puede marcar la diferencia entre un espacio acogedor y uno desagradable. Las puertas de interior, siendo un componente tan presente en nuestras vidas cotidianas, merecen especial atención. Aquí te explicamos por qué merece la pena darles un cambio de imagen sin necesidad de dejarte un dineral, ni hacer obras que siempre son costosas en todos los sentidos.

Al camuflar las puertas de interior y otros elementos poco estéticos, no solo mejoramos la apariencia visual de nuestro hogar, sino que también creamos un ambiente más armonioso y personalizado. Transformar estas áreas descuidadas puede subir el nivel decorativo de nuestra casa, haciéndola más acogedora y agradable. Además, al emplear técnicas rápidas y muy baratas, como la pintura o la integración en la decoración, demostramos que la belleza y la comodidad no necesariamente requieren grandes inversiones económicas. Sabéis que nos declaramos fans de todas las posibilidades que existen para decorar nuestra casa sin gastar dinero.

1. Disimular una puerta fea con pintura

La primera idea que se me ocurre para disimular una puerta fea es usar la pintura. En mi casa ya visteis cómo transformé mis antiguas puertas en un lienzo en blanco que se funde con las paredes de mi casa, pero esta misma técnica se puede aplicar con el color que más os guste, incluso con otra pintura. ¿Qué te parece la idea de pintar solo el marco y lijar toda la puerta para sacar su color natural? No queda nada mal y es más rápido.


puertas pintadas de blanco con chalk paint: disimular una puerta con pintura blanca.

2. Camufla con spray espejo

Si recordáis Maria, de Dr. Livinghome nos enseñó a transformar una vieja puerta encontrada en la calle y darle un lavado de cara nuevo gracias a la pintura y un spray efecto espejo. Con ese mismo tutorial podéis darle un buen cambio a esas puertas que os molestan y convertirlas al mismo tiempo en un objeto decorativo más en vuestras casas. Pintar muebles antiguos es fácil y no requiere de ninguna experiencia previa. ¡Solo tienes que atreverte!



3. Utilizando papel pintado para integrar la puerta en tu decoración

El papel pintado o los vinilos adhesivos son una solución rápida y económica para disimular una puerta fea. Se puede hacer en puertas de interior, puertas de armarios, paredes con librerías. Es una solución limpia y eficaz que acepta además un mundo de posibilidades decorativas. Existen vinilos florales como el que veis en esta foto y también otros que imitan materiales como la madera o el cemento.

Ideas para decorar las puertas de los armarios

4. Rodea la puerta de estanterías


Y por último, la forma más práctica de disimular una puerta y convertirla en algo más que una cosa bonita es rodearla con estanterías. Por supuesto, tenemos la opción de hacerlo con madera o pladur (para abaratar costes), pero aún más económico es que le acopléis unas estanterías que compréis hechas. Recuerda pasar cables por detrás antes de instalarlas para tener luz y plantéate pintarlas o forrarles el fondo con vinilos o papel pintado para que quede aún más bonita. ¡Quedará increíble!

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

NUESTROS TUTORIALES

COMPRAS