5 Trucos fáciles para combinar colores en cortinas

Maribel Martinez

/

Actualizado

Las cortinas son una pieza básica en la decoración de cualquier hogar, ¡lo tenemos claro! Ahora lo de aprender a combinar colores en cortinas ya es otro cantar. Para que no te líes y el diseño te quede impecable, te haré un resumen de algunos trucos fáciles que siempre te van a funcionar. ¡Toma nota!

Cuando se trata de decorar tu hogar, las cortinas juegan un papel fundamental. No es una cuestión solamente de privacidad y control de la luz, sino que también pueden jugar un papel clave si estamos pensando en la estética general de una habitación. La combinación de colores adecuada puede marcar la diferencia entre una habitación sosa y plana, y otra, ¡con mucho rollo! Por eso, quiero dejarte algunos trucos que siempre me funcionan cuando lo que busco es un cambio de look «flash» o instantáneo.



5 Trucos fáciles para combinar colores en cortinas.

1. Conoce tu paleta de colores

Antes de irte directa a comprar cortinas o pasarte mil horas mirando el catálogo de El Corte Inglés, IKEA o Zara Home, es básico comprender la paleta de colores existente en tu espacio. ¿Por qué? Pues muy fácil, porque este primer paso será el que ayudará a tomar decisiones correctas y garantizar que las cortinas que vas a poner queden estéticamente bien.

Para empezar, te recomiendo que te fijes en los colores que predominan en las paredes, los muebles y otros elementos decorativos que ya tengas en ese espacio (y no quieras quitar) ¿Hay una tendencia hacia tonos neutros y suaves como el blanco, el gris o el beige? ¿O quizás eres de las que le tira más una paleta más vibrante con colores intensos y audaces, que una más plana?

Una forma muy fácil de visualizar la paleta de colores perfecta es crear un esquema de color (o, como lo llaman los modernos: «moodboard«. Puedes recopilar muestras de las telas (muchas marcas las envían), fotografías de tu espacio captadas de blogs (como este, -hay que barrer para casa-, o Pinterest) y también otros elementos decorativos. La idea es hacerte una representación más clara de los tonos que van a ser protagonistas en esa habitación. Y todo, sin perder de vista el estilo general de la decoración que sigues en casa

¿Es minimalista y moderna, rústica y acogedora, o ecléctica y llena de personalidad? La paleta de colores de tus cortinas debe estar en sintonía con el estilo general de la habitación para que todo siga una armonía.

2. Combinar cortinas de 2 colores sin perder la armonía

Una estrategia que nunca te va a fallar es comprar cortinas de la misma familia de colores que los elementos dominantes en el espacio. ¿Qué color de cortina combina con una pared blanca? Te pongo un ejemplo: si tus paredes están pintadas en tonos claritos como el gris perla o el beige, puedes poner cortinas en tonos similares para crear una sensación de continuidad y tranquilidad en la habitación.

Las cortinas de terciopelo verde pueden transformar por completo tu espacio de descanso. La suavidad del terciopelo y el vibrante color verde crean un telón de fondo impresionante detrás del cabecero de la cama, añadiendo un toque de sofisticación y calidez a tu habitación.

Además, presta atención a la intensidad y saturación de los colores. Si tu decoración es muy neutra, puedes elegir cortinas en tonos suaves y apagados para mantener una atmósfera serena y relajada. ¿Prefieres una estética más vibrante? Entonces puedes optar por cortinas en tonos más fuertes para darle un chute de energía al espacio.

Recuerda que iluminación natural de la habitación también es determinante: Los tonos cálidos (amarillos, naranjas) pueden intensificarse con la luz del sol, mientras que los tonos más fríos como el azul o el verde pueden verse más apagados.

3. Experimenta con colores complementarios

Los colores complementarios son aquellos que se encuentran en lados opuestos del círculo cromático y, al combinarse, crean un impacto visual vibrante y dinámico. Por ejemplo, si tu dormitorio cuenta con muebles o paredes en tonos cálidos como el rojo o el naranja, puedes elegir cortinas en tonos complementarios como el verde o el azul. Esta combinación creará un contraste muy atrevido y sumar una dosis de frescura y energía a tu cuarto. Eso sí, debes tener en cuenta que estos colores complementarios cansan más a la vista. Por eso, es mejor usarlo con moderación.

¿Quieres más ideas para elegir el color de las cortinas? Puedes elegir unas cortinas que combinen un color complementario pero en tonos neutros o más suaves. Unas cortinas estampadas con un color complementario sobre una base más clarita, ¡siempre son tendencia!

La elegancia y la serenidad de este salón se fusionan para crear un ambiente acogedor y moderno. ¿Lo notas?

4. Mezcla texturas

Además de combinar colores, hay algo más que puedes hacer: mezclar texturas y estampados en tus cortinas puede sumar profundidad y dar dinamismo al espacio. Te doy ideas: si te gustan las cortinas de lino y también el encanto del terciopelo que siempre aporta un extra de estilo, siempre puedes hacer una combinación de ambas, sabiendo que el terciopelo será el dominante en ambos tejidos, lo colocaremos a ambos lados (o uno solo) de la ventana.

5. Mantén un equilibrio visual

Y para mi, el truco que nunca te va a fallar y que debe dominar sobre todos los demás es mantener siempre un equilibrio visual en el espacio. Es importante que siempre observes las cortinas como lo que son, un objeto con mucho protagonismo que puede enriquecer el resultado de la decoración de un espacio, ¡o tirarlo al traste! Así que, siempre mira la habitación con perspectiva y no te dejes arrastrar demasiado por las nuevas tendencias en decoración.

¡Con estos trucos, estarás listo para transformar tus espacios con cortinas que no solo cumplan su función práctica, sino que también sumen estilo y pongan esa «pizca» que hace de tu casa un hogar!

Además, si necesitas un poco más de inspiración te pueden venir genial echar un vistazo a estas ideas de cortinas para el salón sin taladrar: 5 opciones fáciles y rápidas que no dañarán tus paredes, o estas 4 formas de colgar cortinas sin hacer agujeros.