Antes y después de un dormitorio de estilo clásico en blanco y negro

Maribel Martinez

/

Actualizado

Nos encantan los antes y después porque nos demuestran que hay soluciones para todo tipo de problemas que se puedan plantear en nuestras casas. En este caso este ejemplo muestra el antes y después de un dormitorio de estilo clásico, blanco y al principio y con un punto súper elegante con detalles en negro, después. ¡No pierdas detalle!

Ya sabéis que somos fans de las reformas sin obras y los cambios rápidos. Soluciones que hablan de decoración, pero también de reducir la cantidad de cosas que tenemos en casa para avanzar hacia un espacio más cómodo y que hable más de nosotros. Es el caso de este dormitorio con paredes en blanco sin ningún encanto al principio, y luego convertido en un espectacular espacio diseñado para el relax.



Cómo veis, la intención principal de esta reforma sin prácticamente obra era conseguir un ambiente mucho más elegante en el dormitorio haciendo una inversión básica en mobiliario y todos sus detalles decorativos. Sus paredes siguen siendo blancas, pero ahora el suelo tiene un acabado en madera que le da mucha calidez al conjunto y hace que el dormitorio se convierta en un espacio muy íntimo y agradable. Para cambiar el suelo sin levantar el viejo, siempre puedes instalar un suelo de vinilo. Una solución ideal para conseguir un cambio radical sin demasiado esfuerzo.

Los muebles que combinan el color negro con las fibras naturales siguen la misma sintonía que hace que nos terminemos de enamorar de este dormitorio de estilo clásico. Una cama con dosel, el ropero, un mueble bajo con tiradores dorados, y la banqueta en los pies de la cama. Son detalles sencillos que dotan de mucho carácter a todo el cuarto y hacen que no se parezca en nada a su imagen anterior. Los muebles con rejilla de mimbre son una tendencia en alza. Si queréis darle personalidad a un cabecero, un armario o los cajones de una mesita de noche, podéis comprar rejilla de mimbre en rollo y personalizar todo tipo de muebles.

En cuanto al color de este dormitorio de estilo clásico: un poco la misma idea. Cualquier mueble se puede pintar para conseguir darle un toque mucho más exclusivo. Al mismo tiempo ponerle patas más altas, cambiarle los tiradores o ponerle un vinilo por si un día te cansas y quieres modificar su aspecto.

Ideas sencillas con las que podéis cambiar el look de cualquier dormitorio de forma muy rápida y sencilla, y que además, salen mejor de precio que comprarlo todo nuevo.

La ropa de esta también es importante cuando queremos conseguir un cambio rápido y económico. Una funda nórdica suave de bambú sostenible con los cojines de color negro y el plaid en los pies para crear ese contraste blanco y negro que caracteriza a este dormitorio de aspecto clásico.

Ya sabéis que hay rellenos para las fundas nórdicas aptos para el verano (mucho más frescos y ligeros) con los que dar volumen a la ropa de cama en los meses más cálidos. De esta forma con un par de modelos y dos rellenos (uno para el frío y otro para el verano), tenemos la cama vestida de dos formas diferentes.



Proyecto visto en Reedit.