Planta del dinero: Cómo cuidarla y atraer la suerte a casa

Tomás Olid

/

Actualizado



A la planta del dinero también se la conoce como planta del dólar, hiedra sueca o plectranthus. Es herbácea de la familia de las lamiáceas y originaria del sudeste de África. La verdad es que se distingue muy bien por sus hojas suculentas y perennes, de color verde brillante. Además, produce unas pequeñas flores de tonos púrpura, blanco o azul, que puedes ver aparecer durante todo el año y tiene un aroma muy peculiar, que recuerda al incienso. De hecho, hay una variedad llamada Plectranthus coleoides que se conoce como planta del incienso, por su intenso olor. Pero hay más variedades con olor a menta, limón o canela que se usan como plantas aromáticas o medicinales.

La planta que no faltaba en casa de muchas de nuestras abuelas y que muchos no saben también tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias, digestivas y relajantes. Se puede usar en forma de infusión, cataplasma, ungüento o aceite esencial, para tratar problemas como el acné, las heridas, las picaduras, los dolores musculares… ¡incluso el insomnio!

Además, también es muy apreciada en el feng shui, el arte milenario chino que busca armonizar la energía de los espacios. Según esta filosofía, atrae la abundancia, la prosperidad y la buena suerte. ¡Eso sí, siempre que la pongas en el lugar adecuado! Dicen que es el sureste de la casa si buscas riqueza; o al norte buscando más éxito en tu trabajo y la carrera profesional.

¿Dónde ponerla?

Es una planta que necesita mucha claridad (ojo, no sol directo) así que busca un lugar bien iluminado, sin que le dé el sol de forma directa. Una ventana orientada al norte o al este será perfecta. Tampoco le gustan las corrientes de aire ni las temperaturas muy bajas. ¡No le gusta nada el frío! Por eso, donde mejor está es dentro de casa.

Cómo la tengo que regar para no pasarme ni quedarme corta de riego

La planta del dinero no necesita mucha agua, pero sí un riego regular y moderado. ¿Cada cuántos días se tiene que regar? Depende de la estación del año y de la temperatura. En verano, la puedes regar unas tres veces por semana; en invierno, con una vez por semana va sobrada. Pero, lo realmente importante es fijarnos en el sustrato y comprobar que siempre está húmedo, sin llegar a estar encharcado. Hay un truco muy fácil para los que tenemos la memoria corta: si metes un dedo y notas la tierra seca, necesita agua, y si ves las hojas arrugas, ¡también!

Qué suelo necesita, ¿se debe abonar?

Lo más importante es que la planta del dinero cuente con una tierra que drene bien y que mantenga la humedad. ¿Sustrato universal o uno específico para plantas suculentas? Cualquier de los dos mezclado con un poco de arena o perlita para mejorar el drenaje. Si quieres también puedes añadir un poco de abono orgánico (tipo humus de lombriz) para enriquecer la tierra y favorecer el crecimiento de la planta. Lo fundamental es que la maceta tenga agujeros en el fondo para evitar que se pudran las raíces.

En cuanto al tema del abono, la planta del dinero agradece un aporte de nutrientes durante su periodo de crecimiento (desde primavera hasta el final del verano). Puedes aplicar un fertilizante mineral junto al riego cada 15 días. Así lograrás que la planta esté más tupida, densa y verde. ¿Se han vuelto las hojas amarillas? Puede ser una señal de falta de nitrógeno: tendrás que aumentar la dosis de abono.

¿Cuándo se poda?

Es una planta que no requiere una poda específica, pero sí conviene revisarla de vez en cuando para eliminar las partes que se hayan secado o marchitado (hojas, las flores o los tallos). Así evitarás que la planta gaste energía en vano y que se vea afectada por plagas o enfermedades. También puedes podar las ramas que estén demasiado largas, para darle forma, pero es cuestión de estética más que de salud. Lo bueno es que se pueden aprovechar los restos de la poda para reproducir la planta por esquejes. ¡Te lo explico a continuación!

Planta del dinero.
Fotografía: Tienda Verdecora en Amazon

Cómo reproducir la planta del dinero por esquejes

Para hacer un esqueje de la planta del dinero, solo tienes que seguir estos pasos:

  • Paso 1. Elige un tallo sano de la planta con varias hojas verdes y sin flores.
  • Paso 2. Corta el tallo con unas tijeras limpias y afiladas, unos 10 o 15 cm por debajo de un nudo (donde salen las hojas).
  • Paso 3. Quita las hojas inferiores del tallo, dejando solo las de arriba (así se evita que se pudran en el agua) y aplica si quieres un enraizante natural o comercial en el extremo del tallo, para estimular la formación de raíces.
  • Paso 4. Coloca el esqueje en un recipiente con agua limpia, o en una maceta con sustrato húmedo y bien drenado.
  • Paso 5. Coloca el recipiente o la maceta en un lugar luminoso, pero sin sol directo, y mantén el agua o el sustrato húmedo, pero sin encharcar.
  • Paso 6. En unas dos o tres semanas, el esqueje habrá desarrollado raíces y podrás trasplantarlo a una maceta definitiva.

¿Cómo recuperar la planta del dinero si se está muriendo?

Las causas más comunes son el exceso o la falta de riego, la falta de luz, las bajas temperaturas, las plagas o las enfermedades. Dependiendo de la situación, se pueden tomar diferentes medidas para salvar la planta. Te hago un resumen:

Hojas amarillas, blandas o podridas

Puede ser por exceso de riego. Hay que sacar la planta de la maceta, envolver el cepellón con papel absorbente, cambiar el sustrato por uno nuevo y bien drenado, y trasplantar la planta a una maceta con agujeros. También hay que aplicar un fungicida sistémico para prevenir los hongos y reducir la frecuencia de riego.

Hojas secas, arrugadas o caídas

Puede ser por falta de riego. Tendrás que regar la planta abundantemente hasta que el agua salga por los agujeros de la maceta, y luego mantener el sustrato húmedo pero sin encharcar. También hay que revisar que la maceta no sea demasiado pequeña para la planta y que el sustrato no esté compactado.

Hojas quemadas, pálidas o con manchas

Puede ser por falta de luz o por sol directo. Coloca la planta en un lugar iluminado pero sin que le dé el sol de forma directa, como una ventana orientada al norte o al este.

Hojas caídas o congeladas

Puede ser por bajas temperaturas. Hay que trasladar la planta a una zona de la casa protegida, donde las temperaturas sean estables y superiores a 10ºC. A las semanas se recuperará.

Hojas con agujeros, manchas o pegajosas

Puede ser por plagas. En este caso, hay que identificar el tipo de plaga que afecta a la planta y aplicar el tratamiento adecuado. Algunas de las plagas más comunes son los pulgones, las cochinillas, los ácaros o las moscas blancas. Insecticida al canto, ¡y solucionado! (mejor si es natural).

Planta del dinero con flor.
Fotografía: Tienda Verdecora en Amazon.

Esperamos que este artículo te haya sido útil y que disfrutes de tu planta del dinero 🌿

Aquí te dejamos algunas lecturas recomendadas que te pueden venir genial para seguir cuidando tu planta del dinero.

Imagen de portada: Alejandro Piñero Amerio en Pixabay

Contenido relacionado: