Cómo decorar un dormitorio minimalista y acogedor: 5 trucos que funcionan

Maribel Martinez

/

Actualizado

Si quieres conseguir que el espacio más íntimo de tu casa se convierta en un lugar tranquilo y relajado, no abuses de los muebles ni de los detalles decorativos. Mucha madera, textiles naturales y algunas cosas más que os vamos a contar en este post y que te permitirán decorar un dormitorio minimalista, sencillo y muy agradable fácilmente. Aquí te dejamos 5 ideas prácticas que te ayudarán a elegir el color, los muebles y hasta su organización para conseguir un espacio dedicado al descanso de lo más bonito y equilibrado.



Cómo es el estilo minimalista

La simplicidad en la decoración y arquitectura no son cosas nuevas sino que han sido apreciada globalmente a lo largo de la historia, desde el Feng Shui hasta el hygge danés, o el puro estilo escandinavo. Como dice Marie Kondo en La magia del orden: «El espacio en el que vivimos debe ser para la persona que somos ahora, no para la persona que fuimos en el pasado.» Así que apliquemos esta filosofía también a espacios tan íntimos como los dormitorios donde, sin querer, podemos ir acumulando muchas cosas que poco o nada tienen que ver con nosotros y nuestro estilo de vida. El minimalismo en la decoración se centra en la idea de «menos es más«. Se trata de eliminar el exceso y enfocarse en lo esencial para crear espacios limpios, ordenados y visualmente tranquilos.

¿Cómo es un dormitorio minimalista? No hay reglas escritas e inmutables sobre esto, pero lo habitual es descubrir en estos espacios equilibrados y tranquilos colores neutros como blanco, beige o el gris como protagonistas, junto con muebles simples, de líneas limpias y funcionales que van a priorizar la practicidad sobre la estética. Recuerda que la elegancia minimalista está en su simplicidad y capacidad para promover esa sensación de calma tan necesaria en tu alcoba. Como dice Joshua Becker en su libro The Minimalist Home, «en el camino hacia el minimalismo descubrimos que se trata menos de tener menos y más de tener lo suficiente para lo que realmente importa, encontrando así la libertad en la simplificación y el propósito en nuestras posesiones«.

Dormitorio minimalista con paredes en color gris.
Utiliza el color para crear la base perfecta para el descanso en un espacio como este, bien equilibrado.

1. La base de un dormitorio minimalista

¿Por dónde tendríamos que empezar entonces para crear el dormitorio minimalista de tus sueños? La clave para comenzar la transformación es establecer una base sólida. Como te decía, escoger bien la paleta cromática es básico, con colores neutros para las paredes, como el blanco roto o el gris claro, actuarán como lienzo neutral para incorporar el resto de la decoración. Los muebles deben ser simples y de líneas limpias, como una cama con un marco minimalista o una cómoda sin adornos. Piensa que si reducimos el exceso de muebles y accesorios, tendremos la sensación de un ambiente mucho más amplio y sereno en el cuarto.

2. Añadir calidez y confort

Una vez establecida la base minimalista, es hora de añadir capas de calidez y confort. Los textiles suaves y acogedores, como mantas de lana o almohadas de terciopelo, pueden transformar instantáneamente la atmósfera de un dormitorio. Opta por una ropa de cama de alta calidad en tonos suaves y neutros para crear una sensación de lujo y comodidad. Además, incorporar elementos naturales, como plantas en macetas o detalles en madera, añade calidez y conexión con la naturaleza, lo que contribuye a una sensación de acogida en el espacio. ¿Y qué plantas serían perfectas? La lista es larga e incluye algunas tan fáciles de conseguir como, Aloe Vera, Cactus, Lengua de suegra o los Helechos. Como sabes, las plantas en el dormitorio pueden ser una forma efectiva de mejorar la calidad del aire y crear un ambiente más relajante y tranquilo para conciliar el sueño.

Armario empotrado en un dormitorio minimalista. Interior de dormitorio minimalista y acogedor.
Para evitar un espacio demasiado plano, en este caso los diseñadores pusieron el detalle en madera en las puertas de los armarios.

3. Maximizar el espacio y la organización

En un dormitorio minimalista, el espacio y la organización son fundamentales. Utiliza soluciones de almacenamiento inteligentes, como cajas o cestas, para mantener el orden y evitar el desorden visual. Opta por muebles multifuncionales, como una cama con cajones de almacenamiento integrados o una mesa de noche con espacio para libros y revistas. Mantener la simplicidad y la claridad visual en habitaciones minimalistas, no solo promueve una sensación de paz, sino que también facilita el mantenimiento del espacio ordenado y funcional. Aquí, la puerta de entrada queda camuflada dentro de un armario empotrado de gran capacidad que servirá para mantener el cuarto ordenado sin esfuerzo.

Dormitorio minimalista con pared de madera. Ideas de decoración minimalista en cuartos.
El uso de la madera es clave para sumar calidez en este espacio.

4. Iluminación y ambiente

La iluminación juega un papel crucial en la creación de una atmósfera acogedora en un dormitorio minimalista. Opta por luces suaves y cálidas, como lámparas de mesa con pantallas de tela o guirnaldas de luces LED, para crear un ambiente relajante y apacible. Además, aprovecha al máximo la luz natural durante el día manteniendo las cortinas o persianas abiertas. La combinación de luz natural y artificial en diferentes niveles de intensidad puede ayudar a crear una atmósfera tranquila y serena en el dormitorio.

Dormitorio acogedor y relajante con vistas y de estilo minimalista
Calidez máxima con ropa de cama natural y la presencia de las plantas.

5. Detalles y toques finales

Aunque la simplicidad es la piedra angular del minimalismo, los detalles cuidadosamente seleccionados pueden sumar personalidad y carácter al dormitorio. Opta por elementos decorativos que sigan la estética minimalista, como cuadros con marcos simples o velas perfumadas en envases de diseño elegante. Mantén la coherencia visual en toda la habitación eligiendo accesorios que complementen el estilo minimalista y evitando la sobrecarga de objetos decorativos. Recuerda lo que te dijimos al principio, «menos es más cuando se trata de decorar un dormitorio minimalista y acogedor«.

Una planta sobre una silla como único objeto decorativo en este dormitorio minimalista.
Gabrielle Maurer muestra el mejor ejemplo de la simplicidad decorativa que buscamos.

Ya ves cómo transformar tu dormitorio en un espacio minimalista y acogedor puede tener un impacto significativo en tu bienestar y calidad de vida. Al seguir los principios del minimalismo y añadir toques de calidez y confort, puedes crear un refugio personal que te invite a relajarte y desconectar del mundo exterior. Con una combinación de colores neutros, muebles funcionales y detalles cuidadosamente seleccionados, tu dormitorio se convertirá en un santuario de tranquilidad donde podrás recargar energías y disfrutar de momentos de paz y serenidad.

Te gustará…