Cómo limpiar un colchón con bicarbonato y vinagre

Maribel Martinez

/

Actualizado

¿Sabías que un colchón sucio puede albergar hasta 2 millones de ácaros? Si tu colchón está manchado, huele mal o simplemente quieres mantenerlo limpio y libre de ácaros, aquí te mostramos cómo limpiar un colchón con bicarbonato y vinagre de forma casera, rápida, efectiva y segura.



Puede que al quitar las sábanas te hayas sorprendido al ver lo sucio que se ve, o el color amarillo que ha aparecido de repente. No hace falta que ocurra ningún desastre infantil (o adulto que un mal día lo tiene cualquiera) para que se manche con algún escape, ¡y ya la hemos liado! Los colchones se manchan por desgaste y además son una fuente de ácaros y cosas que no suenan nada bien, ni son buenas para ti. Pero es verdad que limpiar un colchón llega a ser una tarea que muchas personas evitamos debido a la percepción de que es complicado o requiere productos caros.

La buena noticia es que usando algunos métodos caseros simples y efectivos, puedes mantener tu colchón limpio y fresco sin mucho esfuerzo. ¿Quieres descubrirlos? En este post te mostraré cómo limpiar un colchón de forma casera, utilizando ingredientes comunes que seguro ya tienes en casa.

Y si tienes más problemas con las manchas, déjame decirte que también tenemos la solución para eliminar las manchas amarillas de los bañadores.

Cómo limpiar el colchón con bicarbonato y vinagre.
Limpiar un colchón manchado es un fastidio, pero con estos trucos te lo voy a poner muy fácil.

Para un lavado en seco efectivo, comienza cepillando el colchón con cerdas suaves para eliminar la suciedad y el polvo superficiales. Si hay manchas, trátalas con bicarbonato de sodio y aspíralo, ventila bien la habitación donde se encuentra el colchón para que seque completamente. Recuerda realizar este proceso al menos una vez cada tres meses para mantener tu colchón limpio y libre de ácaros. Pero no te preocupes a continuación te explicamos todos los pasos.

Materiales

  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre blanco
  • Aspiradora
  • Cepillo suave
  • Ambientador natural (opcional)

Pasos a paso

No tiene ningún misterio, ni te va a llevar toda mañana, pero es algo que conviene hacer a menudo si no quieres que el colorcillo amarillento aparezca por sorpresa. Estos son los pasos que debes seguir para limpiar un colchón sin complicarte la vida demasiado.

  • Paso 1. Elimina la ropa de cama: Para limpiar un colchón lo primero que vamos a hacer es quitar todas las sábanas, fundas de almohadas y protectores de colchón para exponer la superficie del colchón. Los colchones de IKEA por ejemplo, llevan unas fundas con cremallera que se sacan y se pueden meter en la lavadora a alta temperatura. Otro tema es volver a ponerlos después. Por eso, te puedes saltar el paso de quitarla e ir directa al siguiente paso.
  • Paso 2. Aspira. Utiliza una aspiradora con un accesorio de cepillo suave para aspirar toda la superficie del colchón. Esto ayudará a eliminar el polvo, los ácaros y otras partículas que se hayan acumulado.
  • Paso 3. Aplicar bicarbonato de sodio. Espolvorea una capa generosa de bicarbonato de sodio sobre toda la superficie del colchón. El bicarbonato de sodio es un desodorizante natural y ayudará a absorber los olores y la humedad (echa un ojo a cómo se usa también para quitar el mal olor de los zapateros).
  • Paso 4. Dejar reposar. Deja que el bicarbonato de sodio repose en el colchón durante al menos 30 minutos, idealmente una hora o más. Esto permitirá que el bicarbonato de sodio penetre y absorba los olores.
  • Paso 5. Aspirar otra vez: Pasado el tiempo de reposo, utiliza la aspiradora para eliminar todo el bicarbonato de sodio de la superficie del colchón.
  • Paso 6. Trata las manchas con vinagre. ¿Se siguen viendo manchas? Puedes tratarlas rociando un poco de vinagre blanco sobre ellas. Deja que el vinagre actúe durante unos minutos y luego frota suavemente la mancha con un cepillo suave y un paño limpio y húmedo.
  • Paso 7. Secar del todo Una vez que hayas terminado de limpiar un colchón no tengas prisa en volver a hacer la cama. ¡Deja que seque del todo y bien o los problemas volverán! Estás abusada.

¿Sabes que hay muchas cosas que puedes limpiar fácilmente en casa sin liar un buen zafarrancho? Te revelamos el truco fácil para sacar el moho de la ducha y también los secretos de las madres para dejar las juntas de los azulejos como los chorros del oro en solo 5 minutos.

Consejos extra para mantener el colchón limpio

  • Utiliza ambientadores naturales: Después de aspirar el bicarbonato de sodio, puedes rociar un poco de ambientador natural sobre el colchón para dejar un aroma fresquito y agradable. ¿Aceites esenciales? Si también, además son una excelente opción para esto. Mezcla unas gotas de tu aceite esencial favorito, como lavanda, limón o eucalipto, en un pulverizador con agua y rocía ligeramente sobre el colchón. ¡Dejará un aroma súper agradable y sumará propiedades relajantes para mejorar la calidad de tu sueño! Todo ventajas
  • Ventila la habitación: Después de limpiar tu colchón, abre las ventanas de la habitación para permitir que circule aire fresco. Así terminará de irse el olor y se secará del todo. La ventilación regular de la habitación (no tengas prisa en hacer la cama) también es importante para mantener un ambiente saludable y evitar la acumulación de humedad, ácaros y todo lo demás. ¡Horro! Que no te pase.
  • Protege tu colchón: Para evitar que tu colchón se ensucie rápidamente y dure más años (máximo 10 dicen los que saben de esto) puedes poner un protector. Estos protectores actúan como una barrera contra derrames, manchas y ácaros, manteniendo tu colchón limpio y en mejores condiciones por más tiempo. Acuérdate de lavar regularmente las fundas nórdicas y los rellenos, colchas, sábanas y todo lo demás. ¡Y la cosa estará controlada!

¡Y ya lo tienes! Limpiar un colchón no es algo que se haga todas las semanas, pero es importante incluirlo en tu rutina de limpieza. ¿Cada cuánto debemos limpiar nuestro colchón? Lo mínimo será una vez al año, pero en camas con niños, personas alérgicas o con mascotas, seguro que por hacerlo 2 o 3 veces al año, ¡no le pasa nada!

También os hemos dejado antes algunos truquitos que nos han ido muy bien para limpiar las persianas muy rápidamente, limpiar los muebles de la cocina blancos y abandonar su color amarillo y hasta reparar un sofá hundido.