Cómo tapar los agujeros de los azulejos paso a paso y de forma fácil

Actualizado el

Se acabó tener el baño o la cocina repleto de agujeros pequeñitos que sinceramente, ¡quedan horribles! Te vamos a mostrar la forma de tapar los agujeros de los azulejos de forma sencilla para que acabes con el problema cuanto antes.

A veces pasa que nos cansamos de los accesorios de baño y compramos nuevos que, ¡oh sorpresa! la mayoría de las veces no coinciden con los viejos agujeros. Otras veces, nos animamos a pintar los azulejos para darle un buen lavado de cara al baño y cambiamos alguna cosita de distribución, o aprovechamos para poner un radiador toallero. El caso es que, es muy común que ocurra eso de detrás de cualquier cambio que implica más estética u orden, encontrarnos detrás con rollo de tener que tapar los agujeros.

Por eso, si como yo es algo que no te gusta nada y te gustaría solucionarlo sin grandes reformas, ni complicarte mucho la vida, toma nota de los trucos que te voy a contar para tapar los azulejos de forma muy sencilla. Verás que no vas a necesitar ayuda de nadie, ni mucho menos comprar materiales caros, ni difíciles de conseguir.



Paso a paso para tapar los agujeros de los azulejos

Rasqueta y masilla para tapar los agujeros de los azulejos.
Usa una espátula y masilla reparadora para hacerlo fácil.

Paso 1. Intenta sacar el taco. Para poder dejar la superficie lo más perfecta posible, lo ideal es sacar el taco. Puedes hacer con ayuda de unos alicates, o hacerlo aún más fácil usando un sacacorchos. Esta es mi opción favorita porque con los alicates nunca consigo que salan. ¿No hay forma de sacarlo? Entonces con ayuda de un cúter corta todos sus bordes para intentar dejarlo a ras del azulejo.


Paso 2. Si el agujero es considerable rellena el hueco con papel de cocina. Dependiendo de lo que hayas quitado de ahí puede que tengas un buen destrozo. Ojo que hablamos de agujeros, «agujeritos», ¡no de boquetes porque este tutorial entonces no te servirá!

Paso 3. Con ayuda de una espátula rellena el hueco con masilla reparadora. La venden en todas las tiendas de bricolaje, en Amazon, Leroy Merlin y el bazar de tu barrio. La idea es rellenar el agujero y dejarlo a ras del azulejo. Si ves que por más que pasas la rasqueta no se rellena del todo, déjalo secar y ve haciéndolo poco a poco hasta llegar al filo. Ahora déjalo secar el tiempo que indica el fabricante.


Paso 4. Con un papel o taco de lija fino, alisa toda la superficie para igualar con el azulejo. Ojo, todo muy suave. Y pasa un trapo seco para retirar el polvo.

Paso 5. Con un pincel pequeño, puedes si quieres pintar la masilla. Lo más complicado es acertar con el color del azulejo, ya te lo digo. Si es blanco liso, o gris por ejemplo, no vas a tener problema. Y lo mismo que con la masilla, no quieras dar un montón de capas de pintura unas encima de otras. Mejor poco a poco y dejando que seque del todo entre manos.

Y ya está, tapar los agujeros de los azulejos tiene más misterio ni te va a costar la vida. Solo es cuestión de que te plantes un día y digas, se acabó ver ese agujero tan feo. Ya verás cómo a partir de ahora te piensas dos veces eso de volver a atornillar algo a los azulejos, y más con todas las soluciones que siempre os damos sin obras y sin reformas. ¡Anímate con este proyecto!

Cómo tapar los agujeros de los azulejos paso a paso y de forma fácil: trucos sencillos para hacerlo tú misma.
Con esta técnica puedes tapar los agujeros de los azulejos en cocinas, baños o cualquier otro lugar, siempre seco.


Más formas de tapar los agujeros en azulejos sin rellenarlos

Usar la masilla es bastante fácil, pero si por alguna razón no te apetece, tienes que saber que hay más soluciones que quizás te pueden venir bien también. Te las resumo, y además te confieso que alguna vez las he usado yo también.

  1. Usa un mueble para taparlo: si vas a colocar por ejemplo un mueble de baño tipo torre, o un cesto de la colada y no se van a ver, pues no hace falta taparlos. Tampoco si quedan debajo del viejo toallero. Es algo que solo sabrás tú.
  2. Puedes utilizar pegatinas o stickers: cada vez más bonitas y más resistentes. Eso sí, ojo porque el baño es una zona húmeda y si no aptas para este espacio, ¡se despegarán y dinero tirado!
  3. Puedes empapelar el baño: No para tapar 4 agujeros feos que te molestan, pero si porque te apetece renovarlo sin obras. Lo ideal es que toda la superficie quede lisa (sí hay que rellenar las juntas porque sino, se nota, ¡doy fe y es una faena!, pero si el agujero es insignificante y has quitado o alisado el taco, quizás te puedas saltar esta faena y dedicarte directamente a buscar un bonito papel pintado para el baño y ponerte manos a la obra.
  4. También venden embellecedores adhesivos: como las típicas etiquetas, pero con forma circular y de diversos tamaños para acoplar perfectos.
  5. Puedes usar plaquetas vinílicas para cubrir superficies más amplias: imagina que la pared está hecha un gruyere, pues igual te sale mucho más rentable en todos los aspectos (tiempo, dinero) cubrirla con unas bonitas losetas autoadhesivas o bien, fijarlas tú con silicona de montaje. Quedan espectaculares como puedes ver en la reforma sin obras de nuestro baño.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

NUESTROS TUTORIALES

COMPRAS