Un vivienda de diseño ecléctico vintage detrás de un escaparate

Maribel Martinez

/

Actualizado

El diseño ecléctico vintage es uno de los estilos decorativos más apasionantes y versátiles que existen. No sólo porque es la perfecta unión de estilos, épocas y tendencias, sino también porque permite una inmensa libertad creativa. Y cuando este diseño se encuentra en un espacio tan inusual y lleno de carácter como un antiguo bajo comercial, el resultado puede ser simplemente espectacular.



Diseño ecléctico vintage en decoración de interiores

Para entender el diseño ecléctico vintage, es necesario desglosar sus componentes:

  1. Ecléctico: Este término hace referencia a la combinación de elementos de diferentes estilos, épocas y orígenes. En lugar de seguir una línea única y homogénea, el diseño ecléctico celebra la diversidad y la mixtura.
  2. Vintage: El término vintage se refire a elementos que pertenecen a épocas pasadas, en particular aquellas piezas de entre 20 y 100 años. No es simplemente antiguo; es un reflejo de una época específica que aún resuena en nuestra actualidad por su diseño, funcionalidad o significado sentimental.


Características del diseño ecléctico vintage

  1. Mezcla de épocas: En una misma estancia podemos encontrar piezas de los años 50 junto a mobiliario moderno. Esto crea un diálogo interesante entre los diferentes períodos y estilos.
  2. Uso de colores y texturas: A menudo, el diseño ecléctico vintage utiliza paletas de colores ricas y variadas. Las texturas, ya sean de tapizados, maderas, metales o cerámicas, juegan un papel crucial para aportar profundidad y personalidad al espacio.
  3. Objetos con historia: Se aprecian objetos que cuentan una historia, ya sea porque pertenecieron a la familia, porque fueron rescatados de un mercado de segunda mano o rastro, o porque tienen un diseño único.


La vivienda detrás de un escaparate

Lo que hace especialmente singular a esta vivienda es su ubicación: un antiguo bajo comercial. El salón, situado tras lo que fue el escaparate, es sin duda el corazón de esta casa. Los cristales opacos del escaparate proporcionan privacidad sin bloquear la luz natural. Esta característica, lejos de ser un impedimento, se convierte en una peculiaridad que dota de carácter al espacio.

El contraste entre el exterior urbano y el cálido y ecléctico interior crea una experiencia única. Imagina estar sentado en un sofá de los años 70, bajo una lámpara art déco, mientras fuera la ciudad sigue su ritmo frenético.

La casita se abre a una sala de estar que se eleva unos centímetros y recibe luz natural procedente del viejo escaparate. Abierto a la cocina, vestida con listones de madera pintados de blanco que verás por el techo y las paredes de la cocina, los ladrillos vistos son de la tienda original y dejan que la luz entre al piso de abajo en el que se encuentra el dormitorio. ¿Y abajo qué hay? Pues el dormitorio principal, bañado de luz gracias a los escaparates que consiguieron al subir unos centímetros el piso superior. 

Fijaros en sus armarios con pomos de hierro fundido, los azulejos decorativos, el salpicadero de latón de la bañera y todos esos detalles que le dan un toque rústico, chic y vintage

 
Salón de estilo vintage

 

Salón a doble altura de estilo vintage

 

Salón con decoración de estilo vintage

 

Cocina de estilo vintage con frente de madera

 

Dormitorio de estilo vintage en un sótano

 

Dormitorio de estilo vintage

 

Baño de estilo vintage

 

Dormitorio con armario restaurado de estilo vintage
 

/Más fotografías y toda la información en The Modern House. /