¿Estantes flotantes o baldas con soportes? Te damos las claves para acertar

Actualizado el

Seguro que las dos cosas quedan bien porque resultan estéticamente muy estéticas, pero hay veces en que quedan mucho mejor los estantes flotantes que las baldas con soportes, ¡y al revés! Te echamos una mano para que escojas lo que más te conviene a ti y a tu espacio.

Cada vez se ven menos estanterías clásicas en los pisos de hoy en día y puede que sea por muchas razones, pero sin duda la dominante sea la falta de espacio. En un salón pequeño no nos podemos permitir meter una gran librería por muchos libros o accesorios que queramos poner. De forma que, por norma general lo que se suele hacer es integrar una solución a medida, generalmente de pladur porque sale más barata, o bien crear una composición casi igual de estética recurriendo a los estantes flotantes o las baldas con soportes. Ni que decir tiene que no son soluciones contrapuestas, ni que una sea mejor ni peor que la ora. Pero es verdad que según el caso, un tipo u otro puede quedar mucho mejor. ¿Quieres saber en qué te tienes que fijar para acertar? Te lo contamos.



Baldas con soportes para espacios que necesitan mucho almacenaje

¿Tienes un salón mini y no sabes dónde meter todas esas cosas que para ti son básicas? Poner estantería convencional podría suponer un desastre desde muchos aspectos. No sólo es que se va a ver más pequeño, es que además, le vas a robar un espacio en el suelo que no sobra. Por eso, apostar por unos estantes con soportes te puede ser la mejor decisión que vas a tomar porque nos dan mucho margen para colocar cosas más pesadas en las paredes, en lugar de en el suelo. Además, son muy decorativos porque podemos jugar con el material del soporte para completar la decoración. Piensa que los soportes que más se usan son los de madera o metálicos en infinidad de colores y acabados, y también las escuadras.

Balda volada de madera haciendo de pequeña mesa de trabajo o escritorio en un salón moderno con grandes ventanales.
Las baldas voladas o estantes flotantes se funden con la pared poniendo la nota de acento solo en la mesa que integra un pequeño despacho en esta salón. Proyecto y fotografía: Crea Espacios.

Una estantería de pared a pared más ligera con estantes flotantes

¡Quieres exprimir las posibilidades de la pared principal del salón y que aún así se siga viendo moderno, limpio e incluso natural o minimalista? Entonces olvídate de las baldas con soportes y piensa en los estantes flotantes como la mejor solución. Puedes hacer un diseño 100% a tu gusto y adaptado al espacio como lo haría un interiorista. Solo toma medidas y haz un pequeño diseño en un papel de cómo te gustaría montar tu propia estantería de obra, pero con estantes flotantes.


Además, si eres un poco manitas, puedes pintar las baldas del mismo color de la pared para conseguir un efecto aún más armónico.



Estantes de cubos para pared

¿Tu habitación es diminuta? ¿Y el recibidor, es tan mini que no cabe ni una consola pequeña? Unos estantes de cubos para pared bastarán para hacer las veces de mueble de la entrada o mesita de noche. Hemos visto muchísimos ejemplos de este tipo de soluciones en las que los cubos permiten hacer combinaciones increíbles. Además, nos dan mucho margen para elegir entre diversos colores y acabados, o incluso, si hay sitio, hacer una composición perfecta en la pared. ¡Y todo sin comernos nada de espacio en el suelo!

Estanterías de cubos en un salón de estilo mid-century.
Las composiciones de cubos permiten personalizar también el diseño usando distintos colores de fondo con pintura o papeles pintados. Proyecto y fotografía: Baaostudio.

Estantes o baldas de madera para un extra de estilo

La fiebre por la decoración nórdica ya pasó y cada vez apostamos más por espacios llenos de calidez. De ahí el auge del estilo natural. Por eso, si ya tienes claro que el almacenaje será en forma de estantes o baldas colgadas, pero estás dudando entre ponerlas de color blanco o comprar baldas de madera, ¡apuesta siempre por estas últimas!

A juego con algún otro mueble como la mesa del comedor, o ese otra auxiliar que tienes en el rincón, pondrán ese punto de calidez que estás buscando.

Combinación de estantes con forma de cubos en una pared en un comedor.
Estantes de madera en un salón único diseñado por Sebastien Robert.


Baldas decorativas que se integran con la pared


¿Te atraen los ambientes más sencillos? Entonces lo tenemos claro. Lo que mejor te pueden funcionar son esas baldas decorativas que se mimetizan con la pared y nos regalan mucho espacio para organizar todo tipo de cosas: desde libros a plantas o accesorios decorativos. En algunos salones pequeños se suelen poner sobre el sofá, pero a una distancia mínima para no darnos cuando nos sentamos; o bien en la pared perpendicular al mismo y apoyadas en una de las esquinas. Combinadas con unas tiras de iluminación LED a pilas, pueden quedar estupendas.

Salón comedor con pared al fondo con estanterías de madera con soportes.
Un diseño espectacular junto a la mesa del comedor que combina baldas de madera con estantes, listones de madera y medias paredes pintadas. Proyecto Sebastien Robert.

Baldas para cuadros u objetos de uso diario.

¿Te gusta ir variando la decoración de las paredes, pero lo de hacer agujeros no va contigo? Ya sabes que ahora hay soluciones para colgar cuadros sin taladrar las paredes. Inventos que hacen su magia y que, si somos capaces de elegir bien fijándonos en el peso y tipo de pared, no dan problema. Pero, si te quieres complicar aún menos, te diré que las baldas para cuadros pueden ser la mejor solución para ti. Tan largas como las necesites, y al mismo tiempo con el grosor mínimo para poder colocar con seguridad las láminas o lienzos que quieras exponer.

¡Son una solución ideal para renovar cada poco tiempo la decoración en minutos! Y lo mismo si estás buscando conseguir un extra de espacio para cosas del día a día, sin tener que cargar con un mueble o una estantería.



ÚLTIMOS ARTÍCULOS

NUESTROS TUTORIALES

COMPRAS