9 ideas baratas para iluminar un salón pequeño y oscuro

Maribel Martinez

/

Actualizado

¿Sientes que tu salón parece una cueva o que vive en Invernalia eternamente? ¡No te preocupes! No eres la única con ese problema. A todos nos encanta sentirnos bien en la zona más vivida de la casa. Aunque parezca que iluminar un salón pequeño y oscuro es misión imposible, hay soluciones baratas y creativas que te sorprenderán. Vamos a ver cómo puedes sacar tu salón de la oscuridad, ¡sin dejarte una pasta!

Iluminar un salón pequeño con espejos.
Iluminar un salón pequeño: Pared forrada de espejos con cuarterones de metal. Unsplash

Iluminar un salón pequeño es fácil y puede ser barato: Con espejos estratégicamente colocados

Dicen que los espejos son las ventanas del alma, pero en este caso, ¡son tus aliados para traer luz! Si sientes que tu salón parece una cueva, coloca espejos en paredes opuestas a las ventanas. Reflejarán la luz y harán que se sienta como un salón amplio y confortable. Puedes usar espejos autoadhesivos (como los famosísimos de IKEA), espejos de metal, o incluso espejos de pie con acabados vintage. Como tú quieras, pero siempre siempre ayúdate de los espejos.

Iluminar un salón pequeño pintando de blanco.
Iluminar un salón pequeño: Pintar las paredes de blanco, ¡siempre es buena opción! Unsplash+.

Colores claros en las paredes

¿Quieres una transformación mágica? Dale un lavado de cara a esas paredes oscuras. Los colores claros, como blancos y tonos pastel, reflejan la luz. Parecerá que le has dado una varita mágica a tu salón. ¿Te da pereza pintar? Siempre puedes probar con el papel pintado. Hay revestimientos vinílicos autoadhesivos que se instalan en media hora y hacen magia con el espacio.

Iluminar un salón pequeño con lámparas de pantallas trasnlúcidas.
Iluminar un salón pequeño: Lámparas ligeras y que dejan pasar su luz. Unsplash+

Lámparas con pantallas translúcidas

¿Cómo conseguir un extra de luz cuando enciendes una lámpara? Con pantallas translúcidas, ¡voilá! Tendrás una luz que parece abrazar todo el espacio. Usa este truco a la hora de escoger las lámparas de mesa, las de pie, e incluso las que uses sobre los muebles.

Iluminar un salón pequeño con guirnaldas LED.
Tiras de LED todo el año (también en Navidad). Unsplash+

Guirnaldas de luces LED

¿Quién dijo que las luces solo sirven para Navidad? Las guirnaldas LED son como pequeñas estrellas en tu salón. Colócalas de manera creativa y mira cómo iluminan un salón pequeño con un brillo casi místico.

Iluminar un salón pequeño textiles claros.
Paredes claras, sofá blanco, visillos ligeros y un par de cortinas opacas. Unsplash+

Aprovecha la luz natural con cortinas translúcidas y no le pongas trabas

¿Tienes una ventana, pero sientes que tu salón sigue en Invernalia? Cambia esas cortinas pesadas por unas translúcidas y deja que la luz natural haga su magia. Recuerda que el mejor truco para ahorrar en calefacción este año es dejar que los rayos del sol entren por el día, sellar bien las ventanas, y por la noche cerrar unas buenas cortinas opacas.

Iluminar un salón pequeño: mesa de centro de cristal.
Mesas de vidrio y metal para un toque chic. Unsplash

Muebles con superficies reflectantes

Los muebles no solo son para guardar cosas o servir de punto de apoyo. Si escoges piezas con superficies reflectantes, como mesas de vidrio, estarás dando pasos de gigante para alejar esa sensación de cueva que estamos intentando evitar. Con acabados en negro, dorado, blanco… A tu gusto y según tu estilo.

Lámparas de mesa con bombillas de espectro completo

Ponle a tus lámparas unas bombillas de espectro completo. ¡Sí, esas que imitan la luz del día! Incluso en días nublados, tu salón brillará. ¿No sabes cuáles son? Descuida, solo hay que leer bien la etiqueta cuando tengas que cambiar las bombillas.

Iluminar un salón pequeño: plantas resistentes.
Plantas resistentes que sumen luz y color. Unsplash+

Plantas que no necesitan mucha luz

¿Quieres darle vida a tu salón sin necesidad de mucha luz? No todas las plantas necesitan bañarse bajo el sol para lucir espléndidas. De hecho, hay varias que se sienten cómodas en la sombra y añaden ese toque fresco y natural que buscas.

  • Por ejemplo, la Sansevieria, comúnmente conocida como «lengua de suegra», es famosa por su resistencia y su capacidad para prosperar en ambientes con poca luminosidad.
  • El Espatifilo, con sus bellas flores blancas, es otra maravillosa opción que puede florecer en condiciones de baja luminosidad.
  • Y no olvidemos el Aglaonema con sus hojas variadas que, aparte de ser una belleza visual, es muy tolerante a la sombra. Estas opciones, entre muchas otras, te permitirán llenar ese rincón oscuro de tu salón con vibrante verdor y energía natural.
Iluminar un salón pequeño: textiles.
La magia de elegir bien los textiles. Unsplash+

Decora con textiles claros

Por último, ¿has considerado renovar un poco la decoración con textiles claros? No subestimes el poder transformador de un buen textil.

  • Las alfombras en tonalidades suaves pueden reflejar mejor la luz, ampliando visualmente el espacio.
  • Los cojines en colores pastel o neutros no solo añaden comodidad a tus sofás y sillas, sino que también pueden actuar como focos de luminosidad que atrapan la mirada.
  • Y en cuanto a los tapizados, elegir telas en tonos luminosos puede cambiar radicalmente la percepción de un mueble y del espacio que ocupa. Es como darle una segunda vida a ese viejo sofá o silla.

Así que, si sientes que tu salón se encuentra un poco en penumbra, apostar por textiles claros puede ser el toque final que necesitas para sacarlo definitivamente de las sombras y bañarlo en una atmósfera fresca y luminosa.

En fin, ¿ves? No es tan difícil iluminar un salón pequeño. ¡No dejes que la oscuridad se apodere de tu espacio! Con un poco de creatividad, tu salón dejará Invernalia para convertirse en un rincón luminoso y acogedor. ¿Te animas a intentarlo?