Limpiar las persianas MUY rápidamente | El trucazo de los profesionales

Actualizado el

A la hora de mantener nuestro hogar impecable, es común pasar por alto detalles cruciales, como limpiar las persianas. ¡Qué pereza nos da siempre limpiarlas! Por suerte hemos fichado el truco para dejarlas relucientes de manera sencilla y sin complicarnos demasiado la vida.

Aunque realizar labores domésticas parezcan algo siempre, no lo es para nada sobre todo cuando hay que meterle mano a las temidas persianas y toda esa suciedad que acumulan. Hay miles de trucos que nos ayudan a limpiar zonas más evidentes, o sea, esas en las que se fijan todas las visitas. Pero, ¿qué pasa con las persianas? Es probable que ahora te des cuenta de que han acumulado un montón de polvo y suciedad incrustada sin que lo notes. ¡No te preocupes, nos pasa a todos!

Así debes limpiar las persianas de casa

La limpieza adecuada de las persianas no solo mejora su apariencia, sino que también contribuye a un ambiente más saludable en casa. Para hacer de esta tarea algo fácil y sin complicaciones, te vamos a contar cómo lo tienes que hacer de forma fácil. Ni se te ocurra empezar sin leer antes el sencillo paso a paso para no liar una buena en casa.



Salón y zona de comedor con ventanas y persianas

Paso 1. Pon a trabajar el aspirador

Lo primero que vamos a hacer es ir a buscar tu aspiradora de mano, o de cable, y pasarla por toda la persiana. Habrá mucho polvo que se irá en este momento, aunque aún verás una capa abajo de suciedad resistente. No te saltes a pesar de ello este paso porque es crucial para ir más rápido.


Paso 2. Busca un paño húmedo y usa detergente suave

Ahora que ya hemos quitado la primera capa de suciedad lo que vamos a hacer es mezclar una solución de agua tibia con detergente suave o el detergente para platos de la cocina que además es desengrasante. Sólo tienes que humedecer el paño y pásalo suavemente por cada lama de la persiana, sin olvidarte de las ranuras. Sí es un poco rollo, pero no hay más remedio que hacerlo así.

¿No se queda del todo bien? También puedes probar con la mezcla de vinagre de limpieza y agua. 2 partes de agua tibia por una de vinagre es una solución ideal cuando buscamos una limpieza mucho más natural capaz de arrancar la grasa o manchas más difíciles.

Paso 3. Secado adecuado


Después de limpiar cada lama tenemos que asegurarnos de que la persiana se queda del todo seca, de lo contrario al menor movimiento de aire, ya la tienes sucia otra vez. Puedes usar viejos trapos de cocina o bien papel de cocina.



Solución rápida para visitas de última hora de los profesionales

¿Esperas visita y las persianas dan vergüenza? Hay una solución muy rápida que te pueden sacar del apuro y que todo gurú de la limpieza sabe. Usa toallitas húmedas de bebé para darles una pasada rápida (al menos a las lamas que más se ven). No va a ser como limpiarlas a fondo, pero oye, de momento por esta vez servirá para «lavarles la cara» de forma muy rápida.

Eso sí, que no te vuelva a pillar el toro con las persianas otra vez. Con limpiar las persianas un par de veces al año nos evitamos el palizón para la próxima o estas limpiezas «cortarrollos» y exprés.


En Una Pizca de Hogar | He probado el truco de la toalla para secar la ropa en la lavadora y ¡ni tan mal! Así lo tienes que hacer

En Una Pizca de Hogar | El truco de mi madre para limpiar las juntas de los azulejos sin productos químicos y en solo 5 minutos

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

NUESTROS TUTORIALES

COMPRAS