Cómo limpiar paredes blancas sin volver a pintar

Maribel Martinez

/

Actualizado

No compres pintura nueva aún, en este post te vamos a mostrar el paso a paso para limpiar paredes blancas de forma fácil, muchas veces con productos naturales, te diremos cómo sacar las peores manchas (sangre, chocolate…) y te contamos algún secreto extra para evitar que se manchen y tengas que pintar.

El color blanco es uno de nuestros favoritos para decorar todo tipo de ambientes, pero es verdad que también es bastante sucio y que tiene un imán para las manchas. Para que no se te haga cuesta arriba limpiarlas aquí te dejamos algunos trucos que te pueden funcionar muy bien para limpiarlas.

El roce al pasar por la escalera, la zona del cabecero de cama (sobre todo si no tenemos un cabezal de madera o de otro material), cerca de la mesa del comedor y el cuarto de los niños. Siempre se notan marcas cerca de las llaves de la luz, y en zonas muy concretas de casa expuestas al roce. Aunque parezca una tarea sencilla, mantener las paredes blancas limpias requiere un poco de esfuerzo y dedicación. Aquí te damos algunos tips para lograrlo:



Tras una jornada de acampada en el salón, seguro descubres más de una mancha en tus paredes blancas. ¡Y lo bien que se lo pasan!

Limpiar las paredes blancas puede parecer una tarea odiosa, pero no tiene por qué serlo. Con un poco de esfuerzo y los productos adecuados, podrás dejar tus paredes impecables invirtiendo poco tiempo, y lo mejor de todo, ¡sin necesidad de volver a pintar! ahorrando así tiempo y dinero.

Paso a paso

Comienza por eliminar el polvo. El polvo puede resecar la pintura y dejarla opaca. Para eliminarlo, puedes usar una aspiradora de mano, una esponja o bayeta de microfibra ligeramente húmeda.

  1. Lo primero que debes hacer es reunir los materiales necesarios. Necesitarás una escoba, un cepillo de paredes, una esponja, un cubo, agua, jabón neutro y una toalla o un trapo de algodón limpio.
  2. Si tienes una pistola de aire comprimido o un aspirador, también puedes usarlo para limpiar los rincones y los bordes de las paredes.
  3. Una vez que tengas todo lo necesario, empezaremos quitando el polvo. Si es una pared grande la que hay que limpiar lo haremos con escoba, si es pequeña, se puede hacer directamente con un cepillo.
  4. Luego, llenamos un recipiente agua tibia y jabón neutro (o alguna de las soluciones que te damos más abajo) y sumerge la esponja. Asegúrate de enjuagarla bien para que no queden residuos de jabón en la pared.
  5. A continuación, pasa la esponja por la pared en movimientos circulares. Si ves que la suciedad se acumula en la esponja, enjuágala y sumérgela de nuevo en el cubo.
  6. Cuando hayas terminado de lavar la pared, sécala con la toalla o el trapo limpio. ¿Quieres darle un acabado brillante para que luzca como los chorros del oro? Hay un truco: puedes pulverizar un poco de agua en la superficie y pasar un paño de microfibra por la pared.

Productos naturales

Además de limpiar con agua y jabón, hay otras soluciones que son muy efectivas para limpiar paredes blancas pintadas, te damos una lista con sus proporciones. Solo tienes que meterla en una botella, pulverizar sobre la pared, dejar actuar unos minutos y luego aclarar con agua.

  1. Vinagre y agua: 1 parte de vinagre con 3 partes de agua.
  2. Bicarbonato de sodio y agua: mezcla 1 parte de bicarbonato de sodio con 2 partes de agua
  3. Detergente y agua: 1 parte de detergente con 4 partes de agua.
  4. Jabón y agua: 1 parte de jabón con 5 partes de agua.
  5. Alcohol de limpieza y agua: 1 parte de alcohol con 6 partes de agua.
  6. Limón y agua: Mezcle 1 parte de jugo de limón con 6 partes de agua.
  7. Vinagre de limpieza y bicarbonato de sodio: 1 parte de vinagre con 1 parte de bicarbonato de sodio.
  8. Alcohol de limpieza y bicarbonato de sodio: 1 una parte de alcohol con una 1 de bicarbonato de sodio.
  9. Detergente y bicarbonato de sodio: 1 parte de detergente con una 1 de bicarbonato de sodio.
  10. Jabón y bicarbonato de sodio: 1 parte de jabón con una parte de bicarbonato de sodio.
El roce de los muebles es una de las causas de muchas manchas en las paredes blancas.

Roces o con rayones

Las gomas de los zapatos, el roce de algún mueble, las manitas de los peques, esas zonas junto a los interruptores de la luz. Son lugares donde se suelen descubrir manchas en las paredes blancas. Para que no vayan a más, añade a la limpieza cotidiana la labor de limpiar esas manchas.

Un cubo con alguna de las mezclas que te hemos explicado arriba servirá para limpiar paredes blancas sin que salte la pintura. ¿Y si tengo prisa? Puedes usar otras opciones para limpiar las paredes como las toallitas de bebé o un limpiador mágico. Te las explicamos a continuación.

Limpiador mágico

Un borrador mágico un producto que se usa para frotar sobre algunas manchas difíciles y eliminarlas por completo. Se usa mucho para limpiar puertas pintadas de blanco, y también las paredes cuando aparecen pequeños roces. Es un producto que limpia sin que la pintura salte, y que necesita muy poquita agua. Solo con humedecerlo un poco ya funciona.

Merece la pena que uses un limpiador mágico para limpiar las paredes blancas si a menudo hay lugares de casa donde suelen aparecer manchas en la pared (la escalera si es muy estrecha, la parte de abajo de un escritorio), ese trocito de pared junto a la puerta de entrada, etc.

Manchas específicas

Hay algunas manchas que tanto si caen en una pared blanca como en una con color, requieren de un tratamiento específico para que salgan cuanto antes, sobre todo porque son manchas que solo de verlas, ¡se nos parte el alma!

  • Manchas de ketchup o tomate: mezcla agua y vinagre de limpieza y frota la pared.
  • Manchas de sangre: aplica agua oxigenada directamente (esto sirve también para los tejidos, incluso si son manchas resecas).
  • Manchas de bolígrafo: mezcla agua y bicarbonato.
  • Manchas grasientas: polvo de talco primero, un buen desengrasante después, termina con amoniaco y agua.

Pinturas que evitan las manchas

En todos los casos, la mejor manera de evitar las manchas es utilizar la próxima vez una pintura antimanchas. Diseñadas para que si cae alguna, directamente le resbale. Son pinturas que actúan como impermeabilizante y que, aunque son un poco más caras, compensan mucho en lugares expuestos a una suciedad más frecuente: cuarto de los niños, comedores, etc.

Más soluciones: Frisos

Si estás cansada de limpiar paredes blancas que ensucian, pero no te resistes a cambiar el color, porque te gusta blanco, está la opción de proteger la pared con un arrimadero que puedes hacer. ¿Cómo? Con papel pintado, friso de madera o de rafia, revestimientos vinílicos, hay un montón de soluciones para que no se roce nada, al menos de mitad para abajo, que es la zona más sensible.

Cómo limpiar paredes blancas fácilmente.
Detrás de los cuadros se acumula polvo que también mancha las paredes. Es básico hacer una limpieza a fondo de paredes, cada año.
Contenido relacionado: