Un piso luminoso, acogedor y con historia en Tortosa

Maribel Martinez

/

Actualizado

Descubre cómo este proyecto convirtió una vivienda oscura en un piso luminoso. ¡Un oasis luminoso lleno de elegancia convertido en segunda residencia para una familia!

En el corazón de la pintoresca ciudad de Tortosa, se erige el edificio Sabaté, testigo del paso del tiempo y la evolución arquitectónica. Desde su inauguración en 1916 como clínica, hasta su transformación en un espacio de oficinas en los años 70, este edificio ha sido testigo de múltiples cambios hasta convertirse en viviendas residenciales. Hoy, nos sumergimos en el segundo proyecto de este emblemático lugar, donde la magia de la transformación ha vuelto a cobrar vida gracias al talento de Víctor Rupérez.



Imagina convertir un espacio triste y oscuro en un hogar acogedor y luminoso para una joven familia. En concreto, una segunda residencia. Eso es precisamente lo que lograron con este proyecto, donde la luz natural se convirtió en la protagonista indiscutible en cada rincón de esta casa. «La distribución se centró en abrir espacios. Teníamos un pasillo muy largo que queríamos eliminar, o al menos disimular y eso es lo que intentamos«, explican desde el estudio de interiores.

Descubriendo un tesoro oculto: la cubierta inclinada

Al adentrarnos en este proyecto, nos encontramos con una grata sorpresa: una cubierta inclinada de altísima altura, cubierta con el típico «canyís» de la época. A pesar de su estado deteriorado, decidieron conservar su inclinación en la zona de día, convirtiéndola en un elemento distintivo del área de estar, aportando amplitud y carácter al espacio.

Transformando un espacio con historia en un piso luminoso y acogedor: zona de entrada a la casa con pared de vidrio al fondo.
@ro_interiors

«La sorpresa del proyecto fue cuando buscando el origen de unas humedades, nos encontramos con una cubierta inclinada altísima tapada con el típico «canyís» de las construcciones de la época. Por desgracia se tuvo que reparar y volver a tapar por su mal estado, pero pudimos conservar la inclinación en la zona de día y fue un auténtico acierto» añaden desde el estudio.

Transformando un espacio con historia en un piso luminoso y acogedor: salón con sofá en L y ventana al fondo.
@ro_interiors

«Seguimos la misma idea a la hora de separar la zona de día de la zona de noche. Una gran puerta de cristal nos ayudó a separar, pero también a conducir la luz por toda la vivienda» comentan los interioristas de Ro Interiores. La distribución se centró en la apertura de espacios, eliminando pasillos largos y creando una conexión fluida entre las distintas áreas.

Transformando un espacio con historia en un piso luminoso y acogedor: cocina diáfana en blanco.
@ro_interiors

La integración de la cocina con el salón-comedor mediante una pared a media altura y una cristalera con perfilería de hierro negro, muy en tendencia, fue un toque magistral que no solo separa visualmente, sino que también permite que la luz fluya sin obstáculos transformando la vivienda en un piso luminoso.

Transformando un espacio con historia en un piso luminoso y acogedor: sofá en color crema.
@ro_interiors

Iluminando cada rincón

La luz se convirtió en la protagonista indiscutible de este espacio. Desde la apertura de espacios hasta la instalación estratégica de cristaleras y puertas de cristal, cada decisión fue tomada con el objetivo de maximizar la entrada de luz natural y crear una atmósfera luminosa y vibrante en todo el piso.

Transformando un espacio con historia en un piso luminoso y acogedor: mueble de TV blanco.

Un oasis de paz y elegancia

El uso de materiales cálidos como la madera en el suelo y los muebles, junto con tonos suaves en los tapizados, añadieron una dosis de elegancia y confort a cada rincón del hogar. En los dormitorios, los textiles neutros, la madera y una paleta de tonos suaves invitan al relax.

Transformando un espacio con historia en un piso luminoso y acogedor: dormitorio con cabecero tapizado.

El baño mezcla azulejos mosaico con forma de pentágono en tonos crema con grifería en negro mate, dando como resultado un aspecto sereno, cálido y muy agradable donde la luz vuelve a ser protagonista en forma de espejo redondo (muy en tendencia) retroiluminado. Seguir la misma paleta cromática que en el resto de la casa sigue generando una sensación de tranquilidad y relajación ideal en la zona más privada de la casa.

Transformando un espacio con historia en un piso luminoso y acogedor: azulejo mosaico.
Transformando un espacio con historia en un piso luminoso y acogedor: azulejo mosaico y espejo retroiluminado.

Así que ya veis, un buen ejemplo que estamos seguros de que os va inspirar sobre cómo la creatividad y el ingenio pueden transformar incluso los espacios más oscuros y desolados en verdaderos oasis de luz y elegancia. ¡Déjate inspirar por esta maravillosa historia de renovación y descubre el potencial oculto en cada rincón de tu hogar!

Constructor: Víctor Rupérez/ Fotografía: Tom Foy/ Proyecto de interiorismo y reforma integral Ro Interiors