El truco de abuela para eliminar esas manchas amarillas de los bañadores fácilmente

Actualizado el

Todos lo hemos vivido: durante y después de un verano lleno de diversión bajo el sol, de repente nos damos cuenta de que ese bañador favorito tiene manchas amarillas. ¡Noooo! Pero antes de que empieces a pensar en comprar uno nuevo o usar litros y litros de productos caros que puedas encontrar por ahí, tenemos una solución casera para ti que conseguir eliminar las manchas amarillas de los bañadores de toda la familia. Sí, es un truco que ha pasado de generación en generación en muchas familias, y hoy queremos compartirlo contigo.



Eliminar las manchas amarillas de los bañadores.
El truco para eliminar las manchas amarillas de los bañadores. Foto: Unsplash+

¿Por qué aparecen las manchas amarillas en los bañadores?

En realidad, hay varias razones: el cloro de las piscinas, los aceites corporales, el sudor, e incluso los protectores solares pueden contribuir a estas manchas. Pero no importa la causa, el truco que te vamos a contar puede hacer magia para desaparezcan de ese trikini que tanto te costó encontrar y que ahora está manchado.

Ingredientes esenciales para eliminar manchas amarillas de los bañadores:


Antes de sumergirnos en el proceso, asegúrate de tener todo lo necesario a mano. Ya verás que son ingredientes muy sencillos de conseguir y que además son prácticos para limpiar otras manchas como las de vino que siempre acaban en los manteles después de abrir una botella.

  1. Bicarbonato de sodio
  2. Vinagre blanco
  3. Agua oxigenada (opcional para manchas más difíciles)
  4. Un cepillo de dientes viejo o un cepillo de cerdas suaves
  5. Un recipiente

Pasos para decir adiós a las manchas amarillas de los bañadores:

Con los ingredientes listos, es hora de poner manos a la obra y recuperar el brillo original de tu bañador.

  1. Preparación: Llena un recipiente con agua tibia, suficiente como para sumergir completamente el bañador (o los bañadores) y bikinis que se han manchado.
  2. Mezcla mágica: Añade tres cucharadas de bicarbonato de sodio y dos de vinagre blanco al agua. ¿Notas que las manchas son particularmente difíciles? Entonces puedes añadir una cucharada de agua oxigenada. Remueve bien hasta que el bicarbonato de sodio se haya disuelto completamente.
  3. Tiempo de remojo: Sumerge tu bañador en la mezcla y asegúrate de que esté completamente cubierto. Déjalo en remojo durante al menos 2-3 horas. Para manchas más difíciles, puedes dejarlo durante la noche.
  4. Frotar con amor: Después del tiempo de remojo, saca el bañador y colócalo en una superficie plana. Si todavía ves manchas amarillas, busca un cepillo de dientes (destinado obviamente solo a este uso de limpiar cosas) o bien un cepillo para la ropa suave y sumérgelo en la mezcla. Luego, frota suavemente las manchas en círculos. Verás que bicarbonato actúa como un exfoliante, mientras que el vinagre ayuda a descomponer las manchas.
  5. Enjuague y repetición: Una vez que hayas tratado todas las manchas, enjuaga el bañador con agua fría hasta que veas que el agua sale limpia. Si aún ves manchas, vuelve a repetir los pasos 3 y 4. Es decir; aplicar la mezcla y poner otra vez a remojo.


Consejos finales para evitar futuras manchas amarillas en bañadores:


Una vez que hayas logrado el cometido y por fin esas manchas desaparezcan de ese bikini al que le has cogido tanto cariño, aquí van algunas recomendaciones para mantener los bañadores en perfecto estado.

  • Nunca planches los bañadores, ya que el calor puede fijar las manchas.
  • Después de pasar el día en la playa o la piscina, enjuaga siempre el traje de baño con agua fría para eliminar el cloro, la sal y los aceites. No vale con pensar que al salir te has enjuagado en la ducha de la piscina. Hay que darle un buen baño con agua fría.
  • Siempre sigue las instrucciones de cuidado en la etiqueta del bañador.
  • No los guardes al acabar la temporada sin hacer esta limpieza. ¡Cuanto más la dejas, más cuesta de sacar!

Ahora que conoces este truco, ya no tienes que preocuparte por esas molestas manchas amarillas que a veces aparecen en tus bañadores favoritos. Y recuerda, a veces las soluciones más simples y caseras son las más efectivas. Así que la próxima vez que enfrentes una mancha desafiante, ¡saca ese bicarbonato de sodio y vinagre y ponlos a trabajar!

Y si te ha sido útil este consejo, compártelo con tus amigos y familiares. ¡Que todos disfruten de un bañador impecable todo el verano! ¡Hasta la próxima aventura casera!

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

NUESTROS TUTORIALES

COMPRAS